Falsa sonrisa

Recuerdo una época en la que era libre, una época en la que era feliz, y sí, sonreía siempre. Me pasaba el día jugando con mis hermanos y amigos, bajo la atenta mirada de mamá. Ella siempre estaba cerca, ella nunca se alejaba de mí. Nunca. Hasta que un día nos separaron. Ese fue un día triste, aunque por suerte mis lágrimas se perdieron en el agua del mar y nadie las vio emerger de mis ojos, pero… lloré.

No, ya no sonrío. Aunque la gente se divierta viéndome saltar entre los aros, aunque la gente se crea que soy feliz por la forma de mi boca, sigo llorando. Ahora, las únicas miradas que me acechan son las de las miles de personas que se ríen de mi dolor, mientras trato de reprimirlo, de ahogarlo como mis lágrimas, en esa agua que ya no forma parte de mi hogar.

Ya no sonrío de felicidad, ahora mi falsa sonrisa es de tristeza.

Fin

Publicado en A través de mis ojos y etiquetado , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *