Evocando a Lorca

Un cinco de junio de 1898, nació Federico García Lorca, precisamente hoy hace 120 años de ese día. Por este motivo, como amante de las citas, he creído conveniente recordar con sus propias palabras a este gran poeta y dramaturgo español.

“El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta”.

***

“¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir “amor, amor”, y que debían los pueblos pedir como piden pan”.

***

“La mujer no ha nacido para que se la comprenda, sino para que se la ame”.

***

“Y aunque no me quisieras te querría por tu mirar sombrío, como quiere la alondra al nuevo día sólo por el rocío”.

***

“La soledad es la gran talladora del espíritu”.

***

“Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio”.

***

“En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida”.

***

“A quien dices el secreto das tu libertad”.

***

“El primer beso que supo a beso y fue para mis labios niños como la lluvia fresca”.

***

“Hay dulzura infantil en la mañana quieta”.

***

“La noche no quiere venir para que tú no vengas, ni yo pueda ir. Pero yo iré, aunque un sol de alacranes me coma la sien”.

***

“Cuando sale la luna se pierden las campanas y aparecen las sendas impenetrables. Cuando sale la luna, el mar cubre la tierra y el corazón se siente isla en el infinito”.

***

“Los pueblos son libros. Las ciudades periódicos mentirosos”.

***

“Llena pues de palabras mi locura o déjame vivir en mi serena noche del alma, para siempre oscura”.

***

“Hay almas a las que uno tiene ganas de asomarse, como a una ventana llena de sol”.

***

“Cada minuto, cada persona, cada actitud puede ser el germen de una obra dramática. Cada criatura que nos tropezamos va pasando a través de su vida por climas dramáticos diferentes, en combinación infinita hasta su última escena en que se tiende para morir”.

***

“La nieve del alma tiene copos de besos y escenas que se hundieron en la sombra o en la luz del que las piensa”.

***

“Pero el dos no ha sido nunca un número porque es una angustia y su sombra”.

***

“Tú nunca entenderás lo que te quiero, porque duermes en mí y estás dormido. Yo te oculto llorando, perseguido por una voz de penetrante acero”.

***

“Lo que más me importa es vivir”.

***

“Corazón. ¿Por qué mandas en mí, si yo no quiero?”.

***

“La agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida”.

***

“¿Cuál es el rincón más lejano? Porque es donde quiero estar, solo con lo único que amo”.

***

“La suerte viene a quien menos la aguarda”.

***

“El día que dejemos de resistir nuestros instintos, habremos aprendido cómo vivir”.

***

“Dios mío, he venido con las semillas de las preguntas. Las planté y nunca florecieron”.

***

“Siempre seré feliz si me dejan solo en ese delicioso y desconocido rincón tan alejado, aparte de luchas, putrefacciones y tonterías; el último rincón de azúcar y pan tostado, donde las sirenas atrapan las ramas de los sauces y el corazón se abre con la nitidez de una flauta”.

***

“Siempre estaré del lado de aquellos que no tienen nada y que ni siquiera pueden disfrutar de nada de lo que tienen en paz”.

***

“El día que el hambre sea erradicada de la tierra, habrá la mayor explosión espiritual que el mundo haya conocido. La humanidad no puede imaginar la alegría que irrumpirá en el mundo”.

***

“Cada paso que damos en la tierra nos lleva a un mundo nuevo”.

***

“Lo importante en la vida es dejar que los años nos lleven”.

***

“En el corazón de todo gran arte hay una melancolía esencial”.

***

“Vamos al rincón oscuro, donde yo siempre te quiera, que no me importa la gente, ni el veneno que nos echan”.

***

“La nieve está cayendo en el campo desierto de mi vida, y mis esperanzas, que deambulan lejos, tienen miedo de congelarse o perderse”.

***

“Siempre has sido lista. Has visto lo malo de las gentes a cien leguas… Pero los hijos son los hijos. Ahora estás ciega”.

***

“He llegado a la línea donde cesa la nostalgia y la gota de llanto se transforma alabastro de espíritu”.

***

“Sé que no hay un camino recto. No hay un camino recto en este mundo. Solo un laberinto gigante de cruces e intersecciones”.

***

“Los pobres son como los animales. Parece como si estuvieran hechos de otras sustancias”.

***

“Cuando me voy de tu lado siento un despego grande y así como un nudo en la garganta”.

***

“La lluvia tiene un vago secreto de ternura, algo de soñolencia resignada y amable. Una música humilde se despierta con ella que hace vibrar el alma dormida del paisaje”.

***

“Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir”.

Carlota quiere bailar

Últimamente me estoy dando cuenta de que las verdaderas historias se hayan en la vida real, y de que la gente que necesita un poquito de ilusión y esperanza se están más cerca de lo que pensamos. Son tantos que cada día nos topamos ellos. 

Si no sabes cómo ayudar, regala una sonrisa, eso siempre ayuda, lo digo por experiencia, si quieres hacer más, muéstrales tu cariño, preocúpate por su problema, por las cosas que les inquietan. Dejemos unos minutos la contemplación de nuestro ombligo y alcemos la mirada hacia los que de verdad necesitan esta contemplación. 

Hace poco os hablé de un gran luchador, Iker, hoy es el turno de Carlota, una hermosa criatura de tan solo quince meses de edad con una grave enfermedad de corazón. No miremos hacia otro lado, este echo de refleja nuestra cobardía. Miremos al frente a los rostros de estos niños y ayudémosles en la medida en que cada uno pueda, ya sea difundiendo, mostrando su cariño o donando. 

Bien, y después de esta pequeña reflexión, os dejo con la carta de una mamá luchadora, la cual está dispuesta a todo con tal de ver bailar a su hija, la mamá de Carlota.

“Soy la madre de una niña muy especial y una gran luchadora que se llama CarlotaEs una bebé de 15 meses que fue diagnosticada de una grave enfermedad cardíaca (Tetralogía de Fallot con una anomalía añadida en la coronaria) cuando aún estaba en mi vientre. Cuando los médicos nos explicaron su patología y las opciones que teníamos, solo queríamos apostar por ella, era una niña muy deseada y sabíamos que ella iba a hacer todo lo posible por luchar y librar todas sus batallas, nosotros la íbamos a acompañar y cuidar toda la vida. Y no nos decepcionó, ganó sus primeras batallas en el vientre superando las posibles complicaciones que podían añadirse a su enfermedad de base.

Cómo no podía ser de otra manera, nació en un día muy señalado, 24 de diciembre de 2016, a pesar de que aún le faltaban días para su fecha prevista. A Carlota tenían que operarla cuando tuviera seis o siete meses, pero con tan solo 6 semanas de vida hubo que intervenirla de urgencia. La operación salió bien aunque no pudieron realizarle todas las técnicas hasta que no creciera un poco más, porque su corazónera demasiado pequeño para que los médicos pudieran corregirlo completamente.

Después de tres semanas en el hospital y alguna que otra complicación, volvimos a casa con ella. A pesar de todo lo que ha pasado en su corta vida, es una niña que desprende una alegría impresionante. Es la niña de la sonrisa infinita. Ella nos hace todo más fácil, nos da fuerza para acompañarla en su camino. Ha nacido para ser feliz y para hacernos felices a los que la rodeamos. Todos los días doy gracias por tenerla. Nos ha enseñado lo que verdaderamente importa y que una simple mirada suya hace que todo valga la pena y que el sufrimiento duela un poquito menos. Parte de culpa del buen carácter de Carlota la tiene su hermana Daniela, ella es la que hace que sus carcajadas se oigan en toda la casa. Tiene sólo 6 años pero ha sabido llevar esta situación como una personita mayor, y la ha cuidado y mimado desde el primer día. Hacen un equipo perfecto.

El día 10 de abril de este año han vuelto a operarla, la intervención fue tremendamente difícil, pero los magos del bisturí consiguieron hacerlo. Pero todo se complicó en el postoperatorio, parece que el diagnóstico de Carlota era mucho más complicado de lo que parecía y se ocultaba tras el primer diagnóstico. A día de hoy lleva tres operaciones extracorpóreas en las que ha tenido que agarrarse a la vida con uñas y dientes porque un sangrado quería dejarla ir, dos cateterismos y el miércoles 16 de mayo le ponen un corazón artificial mientras llega un donante para regalarle su vida. Carlota necesita un corazón para vivir, Carlota quiere bailar, Carlota quiere reír. Queremos concienciar a la gente de la importancia de donar órganos, donar significa salvar vidas, vidas como la de mi pequeña luchadora”.

Iker

Hoy cuando regresaba a casa del trabajo he recibido un hermoso mensaje que me ha dejado sin palabras.

“He comprado el libro para mi hijo y mi nuera. Están pasando un mal momento en sus vidas debido ha la enfermedad de su hijo que padece cistinosis nefropatía y es muy grave. Espero que estás relatos les den un índice de esperanza.”

 

Deseo de todo corazón que “Un pedacito de mí”, libro que colabora con la Asociación Catalana de trastornos metabólicos hereditarios, donando parte de sus beneficios, consiga dar ese pedacito de esperanza a los papás de Iker y a todas las personas que la necesiten.

 

“Todo ser humano del mundo arrastra sus propias desdichas. Lo que diferencia unos de otros no es la cantidad o dimensión de sus desgracias, sino el ánimo con el que las afrontan.”

(Un amor para recordar, relato incluido en el libro “Un pedacito de mí”)

 

Un niño feliz

Érase una vez una hermosa alma sobrevolando el cielo en busca de unos papás. Pero no unos cualquiera, pues ella no era un alma del montón, sino que era la más especial del lugar. El alma no lo tuvo fácil. Había muchos papás donde elegir: altos, bajitos, delgados, gorditos, dulces, divertidos…  pero los suyos tenían que ser únicos; unos papás cuya fuerza y coraje superasen al martillo de Thor. Los encontró.

Al nacer, lo llamaron Iker, cuyo significado es: “aquel que porta buenas noticias”. ¡Quién lo diría! Pues sin lugar a dudas, fue la noticia más bella del mundo.  

Así fue como tú, pequeño, llegaste a sus vidas.  Por la puerta grande, como no podía ser de otro modo. Nada de jugar de suplente, tú eres la estrella del equipo. Eres el regalo con el que siempre habían soñado. Eres sinónimo de felicidad. Iker, eres un ser tan, tan especial que no podías venir al mundo de otro modo.

Solo unos meses de vida te han bastado para conseguir que un gran equipo de fútbol te vitoree y saque al campo, imagínate lo que conseguirás en un futuro. Yo no lo sé, tesoro, eso solo lo sabe el ángel que cuida de ti desde el cielo, ese compañero que cuando buscabas a tus papás te seguía. Tu elección fue la correcta, él sabía que solo con ellos tu sonrisa sería capaz de brillar como hoy lo hace.  

Yo lo único que sé es que gracias a tu forma de ser, a tu alegría, a tu fuerza llegarás muy lejos, más de lo que los médicos se imaginan, pues ellos no saben que precisamente llegaste a este mundo con un propósito: colmarlo de felicidad.

 

Con todo mi amor para Iker, Leire y todos esos niños tan especiales, que han venido al mundo para iluminarnos con sus sonrisas.  

 

Adjunto un bonito artículo realizado por 20minutos, para que conozcáis más a este pequeño gran héroe. 

 

Rompiendo los prejuicios sobre las enfermedades mentales

1.No son personas peligrosas

Esta idea, como muchas otras es un estigma social que debemos eliminar.

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría ha dejado claro que “la mayoría de la gente violenta no padece enfermedades mentales”. Si acaso, es más probable que los sufridores de alguna enfermedad mental sean las víctimas de un crimen que los perpetradores. 

http://www.psicologiayconducta.com/enfermos-mentales-no-son-peligrosos

2.Pueden vivir una vida completamente normal

Testimonios que lo afirman:

Vicente

Lorena

Xabi

3.Necesitan mucho amor

“Lo primero que necesitan los enfermos mentales es amor”. Grégoire Ahongbonon, fundador de la Asociación ‘Saint Camille’ de Lelis.

“Lo primero que necesitan los enfermos mentales es amor”

4. Son altamente sensibles

La persona altamente sensible se caracteriza por una sensibilidad extrema que le permite  percibir el mundo con más intensidad, incluyendo los aspectos positivos y los negativos.

Los delirios y las alucinaciones son simplemente una vía de escape, síntomas de una especial y alta sensibilidad.

La Alta Sensibilidad en personas con un trastorno psicótico

 

5.Son muy inteligentes

El refrán sobre las personas altamente inteligentes de que “hay una fina línea entre el genio y la locura” puede resultar ser la definición justa para las personas con alto coeficiente intelectual. De hecho, muchos estudios han encontrado que la inteligencia alta viene con el aumento del riesgo de enfermedad mental.

Esta es la razón por la que las personas muy inteligentes son más propensas a las enfermedades mentales

Leyenda y Prejuicio

Hoy os traigo una pequeña reflexión para aquellos que, como yo, penséis que la historia siempre la escriben los vencedores y no los vencidos.
 
Un leyenda llena de prejuicios
 
Cuenta una leyenda que tal día como hoy, veintitrés de abril, un valeroso caballero, cuyo nombre todos conocéis, derrotó al dragón que pretendía comerse a la princesa.
 
Qué triste que solo se cuente una parte de la historia.
Qué triste que nunca nadie escuchara al dragón.
 
Él no se defendió, no trató de luchar, tan solo pretendía explicar su verdad.
Pero su sangre habló por él, pues de un ser tan terrible como siempre nos lo han pintado nació una rosa.
 
Curioso ¿no?
 
Quizás el dragón no fuese tan malo.
Quizás el caballero al matar a una criatura inocente no fuese tan valeroso.
Quizás la princesa no acudió al dragón para serle de alimento sino simplemente para alimentarlo con algunas frutas que acababa de recolectar.
 
Hay tantos quizás en esta leyenda, que quizás nunca sepamos la verdad.
Pero lo que sí sabemos es que al dragón se le juzgó como a una terrible criatura y a San Jordi como a un valiente caballero.
 
Prejuicios que se dan en todas las leyendas, que no tienen por qué ser ciertos.
 
 

Mi guarida de la ilusión

Os presento la habitación de una enamorada de los libros, del color rosa, del amor y, ya entenderéis viendo el vídeo porqué digo esto, de los animales.

 

Música de fondo: Adelante 

Figurantes de cuatro patas: Buda y Baby

Feliz día, papás

Hoy es un día  muy especial, un día único para felicitar al hombre que puso su semillita en mamá, y gracias a él, empezamos a vivir. Un día para celebrar la vida, el amor y la familia. Un día que sin importar cuantos papás tengas: uno, dos, etc… debes de celebrar, pues siempre hay alguien a quien le debes agradecer tu existencia, tu educación y tu felicidad: tu abuelo, tu papá o tus papás o incluso tu mamá o mamás, por haber decidido contar con su semillita para cumplir su sueño… Hoy no es solo el día del padre… hoy es el día de ese ser, que sin importa su género o sangre nos ha criado y amado como un padre. Por esto y mucho más, felicidades a todos.

Poema dedicado a esos papás de sangre o no, que nos enseñaron a vivir:

Enseñarás a volar, 
pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar, 
pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir, 
pero no vivirán tu vida.

Sin embargo… 
en cada vuelo, 
en cada vida, 
en cada sueño, 
perdurará siempre la huella 
del camino enseñado. 

(Madre Teresa de Calcuta)

¿Por qué él y no yo?

Al ver las noticias siento una gran impotencia abrasando mi interior. Desearía hacer tanto… y sin embargo no puedo hacer nada.

¿Cómo yo sola, por mucho que a veces crea que podría, iba a detener una guerra? ¿Cómo iba a impedir que unos niños le hagan bullying a otros, hasta tal punto en que estos últimos lleguen a un desenlace que ya no tiene vuelta atrás? ¿Cómo iba yo a frenar el maltrato de género, infantil, animal…? ¿Cómo iba yo a evitar un terrible atentado?

Quizás todos lo que me dicen que no puedo cambiar el mundo o que yo no tengo la culpa de lo que está pasando, y tienen razón, pero… ¿y ellos, quienes padecen todos estas injusticias, la tienen? No, tampoco. Esas personas no tienen la culpa de haber nacido donde han nacido, ni de haberse encontrado por el camino a cierta persona, la cual les ha arruinado la vida.

Un niño sirio no tiene mi suerte, ¿por qué yo, sin embargo, soy tan afortunada? A veces, siento rabia de mi misma y pienso, ¿por qué él y no yo? ¿Qué nos ha llevado a vivir como vivimos y a estar dónde estamos? ¿Por qué unos nacen en un lugar tranquilo y otros en medio de la desgracia, del caos, de la guerra…?  

Hago lo que puedo por intentar ser cada día una persona mejor, por intentar hacer pequeños cambios en el mundo, por intentar dejar a mis futuros hijos un lugar medianamente bueno donde crecer. Pero siempre siento que podría hacer más, y eso es lo que me provoca desilusión, malestar y culpabilidad. Porque los que vivimos en occidente y miramos cada día las noticias, sabemos lo que pasa al otro lado del mundo, pero está demasiado lejos, como para que nos sintamos responsables de lo que ocurre. Somos, en cierto modo, los principales responsables, porque cuando vemos dichas noticias y giramos la mirada hacia un lado, continuamos comiendo tan tranquilamente y al cabo de pocos minutos nos olvidamos estamos dejando que todas las cosas terribles que suceden en el mundo, continúen sucediendo, sin más. 

Sé que esta reflexión es algo pesimista pero hoy, no podéis pedirme otra… pues me siento triste e impotente a la vez que una privilegiada que no sabe apreciar lo mucho que tiene. Culpable por no ser yo quien ha nacido en ese otro lugar del mundo donde la guerra, el hambre, la enfermedad… se apodera injustamente de los más vulnerables.

Quizás no pueda cambiar el mundo, pero sí hacerte reflexionar sobre tu suerte.

Presentación “Un pedacito de mí”

Con la emoción aún haciendo bombear mi corazón, escribo estas palabras de agradecimiento como símbolo del cariño y admiración que en el día de ayer me fueron brindados.

La presentación de un “Pedacito de mi”, después de algunos problemas técnicos con el proyector y el portátil, dio comienzo a las 18h y pocos minutos de una tarde lluviosa, en el Centro Cívico Torre Llobeta.

Los nervios, al verme sentada frente a tantas miradas todas pendientes de mí, en un principio me nublaron la capacidad de pensar y casi de hablar, solo podía sonreír. Pero al ir, poco a poco, investigando en el fondo de todas aquellas miradas que se posaban en mí, descubrí un cálido y sincero sentimiento, el cual reconocí como amor. Sí todas aquellas personas: familia, amigos, o incluso algunos desconocidos que decidieron venir solo para ver mi presentación, me transmitían un cariño muy especial, y sobre todo sincero. Estaban allí para arroparme, para conocerme a mí y a mi libro. Y sus miradas cargadas de amor calmaron mis nervios y colmaron mi ser de confianza.

Empecé presentándome, y explicando el significado de mi seudónimo: J.E.M. Celeste, el cual para los que aún no lo sepáis, representa mucho para mí. En él recojo a toda mi familia, ya que la “J” simboliza a: mi padre, José, mi abuelo materno, Juan y mi hermano, Jesús; la “E” a: mi abuela materna, Elena, mi abuelo paterno, Emilio y al segundo nombre de mi padre, Enrique; la “M” a: mi madre, Montse, mi abuela paterna, María; y por último Celeste, que era uno de los dos nombres entre los se debatía mi madre para mí, cuando yo aún estaba en su barriga, y como finalmente lo desechó y decidió ponerme Cristina decidí darle una oportunidad, pues creo que este nombre representa a en cierto modo a mi alma.

Tras esta breve presentación y explicar un poco como fueron mis inicios en la escritura. A la cual me aferré como a un clavo ardiendo durante una etapa difícil y que con el tiempo se apoderó por completo de toda mi vida.

Acto seguido, compartí con los asistentes el booktrailer de “Un pedacito de mí”:

Y tras él, hablé un poco de las historias que lo conforman y del motivo por el cual decidí escribirlas. La  mayoría provienen de experiencias personales y otras de injusticias que he ido observando y que quería de algún modo denunciar y a la vez, transmitir cierta esperanza, ya que todas y cada una de mis historias de un modo u otro acaban bien.

Y tras alguna tanda de preguntas presenté la asociación o mejor dicho la enfermedad por la cual fue fundada dicha asociación, a la que destino parte de los beneficios recaudados con “Un pedacito de mí”, la asociación catalana de trastornos metabólicos  hereditarios.

Previamente, confeccioné un vídeo, ya que esta enfermedad al ser minorita es muy poco conocida, para compartirlo con toda la sala:

Y tras él, la mamá de una nena que padece esta enfermedad nos habló desde su experiencia como vivió ese trágico momento en que se enteró de la enfermedad de su hija, y como han sido hasta el día de hoy sus vidas.

Leire, la niña, que ahora tiene ocho años, hoy es una niña preciosa y muy alegre, lo cual también se debe a la fortaleza que cada día su madre intenta sacar de donde no la hay.

Como bien nos explicó, Laura, la mamá, al ser una enfermedad minoritaria recibe muy poco apoyo por parte del gobierno, a parte de tener pocos recursos para la investigación de algunos síntomas que se van conociendo con el tiempo, pero que por la falta de dinero y la escasa población que la padece no se realizan. Actualmente, esta asociación está recaudando fondos para que un laboratorio, el cual pide 2 o 3 millones de euros, cree un medidor de fenilalanina, para poder llevar un control más riguroso de la enfermedad.

Así que como bien digo en el vídeo toda ayuda es poca. Si deseas colaborar no dudes en adquirir “Un pedacito de mí” y de paso disfrutar de unas historias donde la superación, el coraje y el amor, a los cuales día a día esta mamá y muchas otras personas se aferran para sobrevivir a esta jungla de sufrimiento y dolor, son la esencia de este libro.

 

Y para finalizar celebramos este emotivo evento con una tarta que mi madre preparó con mucho amor

 

 

¡Gracias por tanto!

Virginia Woolf, la escritora feminista que triunfó en un mundo de hombres

 

“Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en sus obra”.

 

Virginia Woolf es considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Su técnica narrativa del monólogo interior y su estilo poético destacan como las contribuciones más importantes a la novela moderna. Además, esta escritora británica, nacida en Londres en 1882 con el nombre Adeline Virginia Stephen, fue también una de las voces más influyentes del feminismo moderno gracias a sus textos. 

Hija de un escritor y una modelo, Virginia Woolf creció en una casa con una gran biblioteca y con frecuentes visitas de autores que visitaban a su padre. Woolf no fue a ninguna escuela, pero recibió clases de profesores particulares y de su padre, junto a sus dos hermanos mayores y uno menor.

Cuando Virginia tenía 13 años, en 1895, su madre murió de forma repentina por fiebre reumática. Desde ese momento, aún adolescente, y pese a su curiosidad por aprender alemán, griego y latín, comenzó a sufrir estados anímicos depresivos que se convirtieron en crónicos y que con frecuencia le hacían cambiar de ánimo, lo que hoy está diagnosticado como trastorno bipolar de la personalidad. Sin remedio, su vida estuvo ya siempre marcada por ese vaivén emocional que influyó de manera decisiva en su obra y que la obligó a pasar algunas temporadas en lo que en aquellos años se conocía como casas de reposo, y que no eran más que psiquiátricos.

La pluma se convirtió en su única vía de escape, hasta el punto de llegar a personificarse en sus ficciones, un hilo al que se aferraba para conservar su identidad.

Al final de su vida, su depresión se agravó con varios sucesos, como el estallido de la segunda guerra mundial o la mala acogida de uno de sus libros, hasta que se suicidó.

 

Carta que antes de suicidarse dejó a su marido, el periodista y editor Leonard Woolf.

“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible”

“Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo, todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”. 

 

Fuentes consultadas: 

http://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20180125/virginia-woolf-6575988

http://www.lavanguardia.com/cultura/20180125/44260144259/virginia-wolf-doodle.html

https://elpais.com/cultura/2018/01/25/actualidad/1516835051_025456.html