Billete de vuelta

Aquí sigo, esperando en la misma parada de la estación que te encontré. Sola. Observando pasar trenes que no se detienen. Esta no es su parada. Quizás alguno, por error, se detenga, quizás alguno se extravíe y me encuentre. Quizás tú decidas usar ese billete de vuelta que te regalé, ese que nada más ver rompiste, ese que desechaste sin pensar. Quizás no fuese yo tu parada, quizás no fueses tú mi tren, quizás todo este entramado de vías tan solo formen parte de una red ferroviaria fantasma, un simple recuerdo de un pasado que no volverá a nacer.

Publicado en Microrrelatos y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *