Distintamente iguales

Tú caminas sobre dos patas, yo sobre cuatro. Tú hablas un idioma, yo otro. Tú te emocionas por unas cosas, yo por otras. Sí, somos distintos, pero ambos caminamos, hablamos y nos emocionamos igual.