Luna

Al alba, todos esperan tu llegada, para que tu rubio cabello alumbre sus vidas. Sin embargo, cuando yo aparezco, huyen, para que mi sombra no eclipse tu luz. Somos tan distintos, mi amado, que jamás llegaremos a vernos, pues cuando el día termina tú desapareces, abandonándome sola con mi dolor en la noche.

(Microrrelato seleccionado para formar parte de la antología Inspiraciones Nocturnas V del grupo Diversidad Literaria)

Publicado en Microrrelatos y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *