Carlota quiere bailar

Últimamente me estoy dando cuenta de que las verdaderas historias se hayan en la vida real, y de que la gente que necesita un poquito de ilusión y esperanza se están más cerca de lo que pensamos. Son tantos que cada día nos topamos ellos. 

Si no sabes cómo ayudar, regala una sonrisa, eso siempre ayuda, lo digo por experiencia, si quieres hacer más, muéstrales tu cariño, preocúpate por su problema, por las cosas que les inquietan. Dejemos unos minutos la contemplación de nuestro ombligo y alcemos la mirada hacia los que de verdad necesitan esta contemplación. 

Hace poco os hablé de un gran luchador, Iker, hoy es el turno de Carlota, una hermosa criatura de tan solo quince meses de edad con una grave enfermedad de corazón. No miremos hacia otro lado, este echo de refleja nuestra cobardía. Miremos al frente a los rostros de estos niños y ayudémosles en la medida en que cada uno pueda, ya sea difundiendo, mostrando su cariño o donando. 

Bien, y después de esta pequeña reflexión, os dejo con la carta de una mamá luchadora, la cual está dispuesta a todo con tal de ver bailar a su hija, la mamá de Carlota.

“Soy la madre de una niña muy especial y una gran luchadora que se llama CarlotaEs una bebé de 15 meses que fue diagnosticada de una grave enfermedad cardíaca (Tetralogía de Fallot con una anomalía añadida en la coronaria) cuando aún estaba en mi vientre. Cuando los médicos nos explicaron su patología y las opciones que teníamos, solo queríamos apostar por ella, era una niña muy deseada y sabíamos que ella iba a hacer todo lo posible por luchar y librar todas sus batallas, nosotros la íbamos a acompañar y cuidar toda la vida. Y no nos decepcionó, ganó sus primeras batallas en el vientre superando las posibles complicaciones que podían añadirse a su enfermedad de base.

Cómo no podía ser de otra manera, nació en un día muy señalado, 24 de diciembre de 2016, a pesar de que aún le faltaban días para su fecha prevista. A Carlota tenían que operarla cuando tuviera seis o siete meses, pero con tan solo 6 semanas de vida hubo que intervenirla de urgencia. La operación salió bien aunque no pudieron realizarle todas las técnicas hasta que no creciera un poco más, porque su corazónera demasiado pequeño para que los médicos pudieran corregirlo completamente.

Después de tres semanas en el hospital y alguna que otra complicación, volvimos a casa con ella. A pesar de todo lo que ha pasado en su corta vida, es una niña que desprende una alegría impresionante. Es la niña de la sonrisa infinita. Ella nos hace todo más fácil, nos da fuerza para acompañarla en su camino. Ha nacido para ser feliz y para hacernos felices a los que la rodeamos. Todos los días doy gracias por tenerla. Nos ha enseñado lo que verdaderamente importa y que una simple mirada suya hace que todo valga la pena y que el sufrimiento duela un poquito menos. Parte de culpa del buen carácter de Carlota la tiene su hermana Daniela, ella es la que hace que sus carcajadas se oigan en toda la casa. Tiene sólo 6 años pero ha sabido llevar esta situación como una personita mayor, y la ha cuidado y mimado desde el primer día. Hacen un equipo perfecto.

El día 10 de abril de este año han vuelto a operarla, la intervención fue tremendamente difícil, pero los magos del bisturí consiguieron hacerlo. Pero todo se complicó en el postoperatorio, parece que el diagnóstico de Carlota era mucho más complicado de lo que parecía y se ocultaba tras el primer diagnóstico. A día de hoy lleva tres operaciones extracorpóreas en las que ha tenido que agarrarse a la vida con uñas y dientes porque un sangrado quería dejarla ir, dos cateterismos y el miércoles 16 de mayo le ponen un corazón artificial mientras llega un donante para regalarle su vida. Carlota necesita un corazón para vivir, Carlota quiere bailar, Carlota quiere reír. Queremos concienciar a la gente de la importancia de donar órganos, donar significa salvar vidas, vidas como la de mi pequeña luchadora”.

Publicado en Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *