Pequeñas reflexiones I

ÉL

 

En su mirada hallé el horror de una vida desdichada.

Buscaba desesperado una salida.

Nadie hasta el momento se la había brindado.

Lo miré con tristeza.

Y con un susurro mi corazón me confirmó lo que mi mente ya sospechaba “Es él”.

Mis brillantes ojos colmados de esperanza, le mostraron aquello que llevaba tanto tiempo esperando.

Suspiró, expulsando parte de su tormento y me sonrió.

Entonces lo supe: me había enamorado de él.

 

Publicado en Post y etiquetado , , , .

Deja un comentario