Virginia Woolf, la escritora feminista que triunfó en un mundo de hombres

 

“Cada secreto del alma de un escritor, cada experiencia de su vida, cada atributo de su mente, se hallan ampliamente escritos en sus obra”.

 

Virginia Woolf es considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX. Su técnica narrativa del monólogo interior y su estilo poético destacan como las contribuciones más importantes a la novela moderna. Además, esta escritora británica, nacida en Londres en 1882 con el nombre Adeline Virginia Stephen, fue también una de las voces más influyentes del feminismo moderno gracias a sus textos. 

Hija de un escritor y una modelo, Virginia Woolf creció en una casa con una gran biblioteca y con frecuentes visitas de autores que visitaban a su padre. Woolf no fue a ninguna escuela, pero recibió clases de profesores particulares y de su padre, junto a sus dos hermanos mayores y uno menor.

Cuando Virginia tenía 13 años, en 1895, su madre murió de forma repentina por fiebre reumática. Desde ese momento, aún adolescente, y pese a su curiosidad por aprender alemán, griego y latín, comenzó a sufrir estados anímicos depresivos que se convirtieron en crónicos y que con frecuencia le hacían cambiar de ánimo, lo que hoy está diagnosticado como trastorno bipolar de la personalidad. Sin remedio, su vida estuvo ya siempre marcada por ese vaivén emocional que influyó de manera decisiva en su obra y que la obligó a pasar algunas temporadas en lo que en aquellos años se conocía como casas de reposo, y que no eran más que psiquiátricos.

La pluma se convirtió en su única vía de escape, hasta el punto de llegar a personificarse en sus ficciones, un hilo al que se aferraba para conservar su identidad.

Al final de su vida, su depresión se agravó con varios sucesos, como el estallido de la segunda guerra mundial o la mala acogida de uno de sus libros, hasta que se suicidó.

 

Carta que antes de suicidarse dejó a su marido, el periodista y editor Leonard Woolf.

“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces, y no puedo concentrarme. Así que hago lo que me parece lo mejor que puedo hacer. Tú me has dado la máxima felicidad posible”

“Has sido en todos los sentidos todo lo que cualquiera podría ser. Creo que dos personas no pueden ser más felices hasta que vino esta terrible enfermedad. No puedo luchar más. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí tú podrás trabajar. Lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirlo, todo el mundo lo sabe. Si alguien podía haberme salvado habrías sido tú. Todo lo he perdido excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”. 

 

Fuentes consultadas: 

http://www.elperiodico.com/es/ocio-y-cultura/20180125/virginia-woolf-6575988

http://www.lavanguardia.com/cultura/20180125/44260144259/virginia-wolf-doodle.html

https://elpais.com/cultura/2018/01/25/actualidad/1516835051_025456.html

Publicado en Post y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *