Reseña: Cuentos de Chéjov

“El arte de escribir consiste en decir mucho con pocas palabras”

Máxima que convirtió a Antón Pávlovich Chéjov (1860- 1904) médico, escritor y dramaturgo ruso, en uno de los escritores más importantes del relato corto de la historia de la literatura. Pues en los espacios en blanco, que se encuentran entre palabras y palabra, hayamos mucha más información relevante para la historia que en lo escrito. Me atrevería a decir que su arte no se encuentra en la trama de la historia, sino en ese silencio interior que dicha trama provoca en sus personajes.

De ahí que se le atribuya un nuevo estilo de escritura llamado “acción indirecta”, basado en la insistencia en los detalles de caracterización e interacción entre los personajes más que en el argumento o la acción directa.

La magia que desprende su forma de narrar se debe, bajo mi opinión, a su originalidad, debido a que todos los personajes son una crítica a la vida Rusa; a su sencillez; a su capacidad de sumergir al lector en esa atmósfera que creada y, sobre todo, a la formulación de preguntas reflexivas, que plantea constantemente al lector, sin una respuesta concreta.

Podría decirse que a lo largo de su extensa bibliografía, el autor, trata con un aire irónico temas tan complejos como: la inferioridad del género femenino o en el caso de “Aniuta”, el reflejo de la mujer objeto de la época. Una figura que es utilizada para satisfacer las necesidades de los hombres, sin tener en cuenta sus propios sentimientos. El menosprecio de la mujer también está reflejado en otros relatos como por ejemplo: “Un asesinato”, en el que Varka, la protagonista, de tan solo trece años es explotada hasta llegar a un estado de extenuación que la lleva a la locura.  

El materialismo o la ausencia del verdadero sentido de la vida, también son tratados en muchos de sus relatos como en este caso: “Una apuesta”, donde dos hombres se involucran en una apuesta que llevará a uno de ellos a la liberación de su alma, gracias al hecho de desarraigarse de todo lo material. O como en “El beso”, donde Riabóvich, un personaje muy tímido, recibe por primera vez un beso y empieza, gracias a éste, a soñar con una vida mucho más plena y feliz. “Y el mundo entero, la vida toda, le parecieron a Riabóvich una broma incomprensible y sin objeto.”

En “Los campesinos” Chéjov describe a una humilde familia campesina, atribulada por una vida desdichada. En él se tratan temas como: el alcoholismo, la violencia de género, el arrepentimiento, el desconsuelo y la búsqueda incesante de la felicidad. “Mira al cielo sin pestañear, y verás a los ángeles”, dice María anhelando ver ese vestigio de luz que la noche se empeña en ocultar.

La mediocridad del ser humano también es tratada a partir de “Cirugía”, sátira que refleja la falsedad de la condición humana. Y como contrapartida, el autor nos muestra la desmedida lealtad a la que se aferran, como en el caso de “Kashtanka”, los perros. El cual a pesar de haber sufrido un maltrato a manos de su antiguo dueño, decide regresar con él; lo sigue amando.

La pérdida es tratada con gran ternura en “La tristeza”, relato que narra la vida de un cochero que acaba de perder a su hijo y que tan solo busca un oído con el que poder desahogar su dolor.

Y por último, para no extenderme demasiado, me gustaría destacar los dos relatos de amor que más han llamado mi atención. El primero “Un hombre enfundado”, el cual el personaje de Belikov me ha recordado en gran medida al Señor Darcy de Jane Austen, pues es un hombre supuestamente frío, apático, solitario, orgulloso y estrictamente recto con las normas de la sociedad. Pero que, a pesar de lo que su aspecto refleja, es capaz de sentir un amor muy sincero y puro por una mujer. Y a medida que el relato avanza, nos demuestra como en su interior se esconde un hombre muy sensible y que sufre en desmesura a causa de la sociedad. Y, por último, “Ionich”, un hombre que se enamora fervientemente de una joven pianista que, debido a que persigue la felicidad en otros aspectos más superficiales de la vida, lo rechaza.

Como conclusión final, considero que la complejidad de los sentimientos humanos es, según he podido apreciar a lo largo de este viaje por los cuentos de Chéjov, el hilo que une todas sus historias, haciendo que su obra adquiera gran magnitud filosófica sobre la vida.

Citas hermosas

“La amo, Nadia.”

“Y el misterio sigue siendo misterio.”

“Vivir de alguna manera es mejor que de ninguna.”

“El miedo le quitó la capacidad de escuchar, de distinguir sonidos, de entender…”

“Sólo una ligera alusión a la libertad, la vaga esperanza de ser libres, da alas a nuestra alma.”

“¿Por qué no ha descrito nadie la disonancia que se produce en el alma de un escritor que está triste y debe hacer reír a la gente o que está alegre y debe verter lágrimas por encargo?”

 

Publicado en Reseñas y etiquetado , , , , .

Deja un comentario